Como el hambre o la sed, la soledad de los adultos mayores puede aliviarse